Reportajes

Para estar al día del sector

Reportajes

14/10/2020

Una solución sencilla a un gran problema como el escape de sólidos de aliviaderos a nuestros ríos y mares



 
 
 
 
 
 
 

 

Uno de los graves problemas que amenazan nuestros ríos y nuestros mares, es la cantidad de residuos que van a parar a ellos a través de nuestra red de saneamiento
 
Ya hace años que nos van informando de ello las entidades ecologistas, las administraciones, los medios de comunicación y también las redes sociales, y hemos visto numerosas iniciativas ciudadanas de limpieza de ríos y riberas y del medio marino, así como campañas institucionales para advertir del problema de lo que acabamos desechando por nuestros WC o que acaba arrastrando la escorrentía de nuestras calles a nuestro sistema de saneamiento.
 
Este esfuerzo de comunicación y de dar visibilidad al tema, ha ayudado a que nuestra Sociedad empiece a tomar conciencia de este grave problema, pero lamentablemente, la situación está muy lejos de solucionarse.
 
Mientras se han iniciado varias campañas de gran impacto mediático, como la del “monstruo de las toallas”, vemos que otras situaciones como la situación de pandemia de la COVID-19 ha incrementado el usos de plásticos y de mascarillas desechables y de un sólo uso, que vuelven a terminar una y otra vez en nuestro sistemas de saneamiento, y por extensión a nuestros  ríos y nuestros mares en los episodios de lluvias intensas.
 
La red de alcantarillado que tenemos en la mayoría de poblaciones de España y otros países de Europa, cuando hay un exceso de caudal debido a las fuertes lluvias que sobrepasa su capacidad de diseño, este exceso de caudal se evacúa a través de aliviaderos directamente al río, ribera y al mar, arrastrando todos los residuos que se hayan acumulado en los colectores. 
 
El factor climático típicamente mediterráneo de gran parte de nuestro país, con periodos de lluvias torrenciales precedidas de períodos de sequía intensa también agrava esta problemática y aunque la normativa en España es clara respecto a esta tipo de vertidos, pocas soluciones se han adoptado en este caso para evitar dicho problema.
 


Casos de éxito Sabadell y Tarragona

 
Desde la empresa Companyia d’Aigües de Sabadell y juntamente con el Ayuntamiento de Sabadell (Barcelona), se quiso poner remedio a esta problemática con el testeo de varias tecnologías que realmente pudieran solucionar el problema de los residuos que terminan en el río de su red de saneamiento, siendo una de las escogidas la Tecno-Grabber®.
 
Así fue como arrancó a finales del pasado año una exitosa prueba piloto de instalación de  las cestas Tecno-Grabber en uno de los colectores en alta que hay en la ciudad de Sabadell.
 
El sistema consta de panel de contención, fabricado enteramente en acero inoxidable, con refuerzos interiores para soportar el gran caudal que tiene que retener mientras obliga al flujo del agua a pasar por las cestas Tecno-Grabber.
 
 
 
 
Dichas cestas están integradas por mallas reforzadas en material plástico de alta resistencia, lo que permite una gran acumulación de residuo sin riesgo a que se rompan.
 
Después de estar funcionando durante prácticamente un año, los resultados han sido los siguientes:
 
  • Las cestas agotaron su capacidad entre el tercero y cuarto episodio de lluvia intensa.
     
  • Una vez llena se constató que cada cesta retuvo alrededor de 100 kg de residuo.
     
  • La Propiedad, durante un año, ha cambiado las 3 cestas un total de 9 veces.
     
  • El total de residuo retenido y eliminado de vertido al medio en este punto ha sido de 2,7 Tn en un año.
 
Tras las lluvias de finales de este mes de agosto, se ha podido constatar que la cantidad de residuos extraídos en las 3 cestas Tecno-Grabber, instaladas en el colector de Sabadell, ha sido de 750 kgr, 250 kgr por cesta.
 
Más del doble de residuos que los retenidos habitualmente, con este nuevo dato, la cantidad total de residuos retenidos en ese punto ha sido superior a las 3 Tn anuales.
 
 
 
 
Otra ciudad donde actualment tambien se estan probando las cestas Tecno-Grabber es Tarragona para la Empresa Municipal Mixta de Aguas de Tarragona (EMATSA), con el objetivo de minimizar el impacto de los residus aliviados al mar a través de los aliviaderos de la red de alcantarillado. Concretamente EMATSA y el Ayuntamiento de Tarragona han decidido realizar una prueba piloto en la Playa del Miracle en Tarragona.
 
El montaje de las cestas se realizó en una mañana y la instalación consta de 6 unidades Tecno-Grabber instaladas en el interior del colector.
 
 
 
 
La previsión en dicho punto es que 5,4 Tn anuales de residuos queden retenidas en las cestas Tecno-Grabber.
 
Las cestas Tecno-Grabber pueden fabricarse de cualquier medida e incluso de diferentes geometrías de canalización, para que puedan adaptarse prácticamente a cualquier lugar, aunque existen unas medidas recomendadas y testeadas de forma práctica para facilitar la manipulación de las cestas una vez están llenas de residuos.
 


Preguntas frecuentes sobre Tecno-Grabber

 

¿Como se extraen las cestas Tecno-Grabber?
 
Es importante que, para facilitar la correcta extracción de las cestas, se habilite un punto de acceso que permita la extracción de las cestas una vez llenas de residuo con algún sistema de elevación. A pesar de que el peso de la cesta Tecno-Grabber una vez llena no es excesivo, unos 100 kg aproximadamente, los clientes normalmente optan por su extracción mediante la ayuda de un camión grúa, por comodidad y seguridad de las labores de mantenimiento..
 
 
¿Las cestas se pueden reutilizar?
 
El material plástico con que están fabricadas las cestas Tecno-Grabber, permite que éstas puedan reutilizarse las veces que el cliente considere oportuno sin perder prácticamente propiedades.
 
 
¿Se recomienda sustituir las cestas o se pueden reutilizar?
 
Tal como se ha indicado anteriormente, las cestas Tecno-Grabber pueden reutilizarse sin problema, aunque es importante indicar que el vaciado y limpieza de las cestas puede ser un trabajo tedioso, de forma que algunos clientes optan por su completa sustitución y otros deciden vaciarlas y volverlas a colocar.
 
 
¿Las cestas recogen todos los residuos?
 
Lamentablemente no, el paso de las cestas está estudiado para que consigan retener el mayor volumen de sólidos sin provocar que el agua quede retenida totalmente o que su llenado pudiera impedir la circulación del agua en la zona de aliviadero, pudiendo ocasionar la entrada en carga de colectores y canalizaciones y graves problemas y riesgos aguas arriba de las cestas. No obstante, hay de tener en cuenta que el mayor arrastre de residuos se produce en los primeros 15-20 minutos de aliviado del colector, de forma que las cestas consiguen retener eficazmente el grueso del residuo del episodio de lluvia.
 
 
¿Cuándo es que las cestas se llenan antes?
 
Cuando hace tiempo que no llueve, los residuos se van acumulando en la red de alcantarillado, hasta que las lluvias los arrastran. Cuando el caudal es muy grande y la red de alcantarillado no puede evacuar más agua, el exceso se desvía por los aliviaderos o by-passes de la red hacia el medio o drenajes naturales, interceptándose justo antes por las cestas Tecno-Grabber. Tal como se ha comentado anteriormente, el primer envite del agua es el más violento y el que arrastra más cantidad de residuos, allí es donde las cestas actúan reteniendo todo el residuo posible.
 
 
¿El agua salta por encima del deflector y de las cestas?
 
Cuando el volumen de agua es considerable, el primer envite del agua choca contra la pantalla deflectora y las cestas Tecno-Grabber empiezan a actuar. Si el nivel de agua sigue incrementando, bien sea por la intensidad del episodio de lluvia o por el progresivo llenado de la cesta, el agua rebosará por el deflector de las cestas. En este sentido los deflectores Tecno-Grabber van equipados con un peine superior que intercepta parte de los residuos que puedan aliviarse por encima de las cestas.
 
 
¿Las cestas se pueden adaptar a cualquier sitio?
 
Sí, en mayoría de casos.  Las cestas Tecno-Grabber se fabrican a medida de cada necesidad. Por ejemplo, hay colectores que son circulares, por lo que en vez de utilizar un deflector, instalamos directamente la cesta en la salida del mismo colector, a veces hemos instalado un codo que direcciona el agua directamente hacia la cesta, consiguiendo de esta manera un mayor rendimiento en la recogida de los residuos.
 
 
¿Se tarda mucho en instalarlas?
 
No, habitualmente se instalan en una mañana y ya quedan completamente operativas a la espera del episodio de aliviado del colector.
 
 
¿Es muy caro el sistema?
 
No, aunque los deflectores, todos los refuerzos y sistemas de anclaje de las Tecno-Grabber están fabricados en acero inoxidable AISI-304 o AISI-316, el coste es relativamente económico, más teniendo presente que todo el sistema deflector está fabricado para tener una durabilidad de prácticamente de por vida. Y si comparamos el coste de inversión y explotación de este sistema con el de limpieza de cauces y mares, o el impacto de la acumulación de residuos en el medio natural, su coste es completamente irrelevante.
 
 
¿Son muy caros los recambios?
 
El único recambio necesario son las mallas de las cestas Tecno-Grabber y al existir de diferentes tamaños y medidas, en función de las necesidades de cada instalación, no hay un precio único, aunque éstas son muy económicas.
 
La tecnología Tecno-Grabber ha despertado el interés de varios organismos y entidades nacionales e internacionales. En este sentido  hemos recibido consultas de varias ciudades en España, incluso desde Chile o México.
 
 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies