Líderes en Información para el Sector del Tratamiento del Agua

05/06/2014

Monitorización de Amoníaco: Agua más limpia con un 80 % de ahorro


Incidencias en la monitorización de amoníaco por métodos convencionales

Tradicionalmente, la tecnología para la  monitorización de amoníaco es costosa, compleja y muy laboriosa, emplea reactivos caros que son tóxicos y difíciles de neutralizar y de mantener, siendo habitualmente necesario formalizar contratos con empresas de servicio externas para realizar la gestión del residuo. La mayoría de las tecnologías convencionales tienen dificultades para medir niveles bajos de amoníaco de forma fiable y precisa. La detección de niveles muy bajos de amoníaco es también difícil y este tipo de tecnología no es la adecuada para la medición de concentraciones de amoníaco en el agua de río, que suelen ser menores de 0,1 ppm. Además, los sistemas no son en continuo y, en algunos casos, podrían tardar hasta 30 minutos en detectar un nivel alto a la concentración de amoníaco.

Cuando se utilizan equipos de monitorización antiguos a menudo es necesario instalar un punto de drenaje con recogida de residuos para posteriormente tratar los reactivos añadidos durante el proceso de medición. De esta manera se incurrre en un aumento significativo de costes. Debido al costo y la naturaleza poco fiable de los sistemas de monitorización antiguos, la necesidad de nuevos instrumentos fiables, seguros y precisos, nunca ha sido mayor.

 

Nuevas tecnologías en la medición de amoníaco

Durante los cuatro últimos años, compañías como United Utilities, Scottish Water, Severn Trent, Wessex Water y South West Water han instalado tecnologías con un enfoque completamente nuevo.

El sistema de análisis empleado es más sencillo, más barato y más estable que el equipamiento convencional. Esta tecnología permite monitorizar de forma efectiva los niveles en agua de río, ofreciendo una técnica que es a la vez sencilla de operar  y económica de adquirir, con bajos costes de explotación y sin interferencias de medida.

United Utilities ha remplazado en torno a 10 sistemas convencionales de monitorización de amoníacos situados a la entrada de planta.  Desde su instalación estos sistemas de monitorización han probado su valor detectando niveles anormales de amoníaco de forma muy  temprana, permitiendo a United Utilities acometer la acción  apropiada para mantener el tratamiento efectivo. Los servicios de laboratorio de Severn Trent utilizan  tres monitores como parte del esquema de protección de la captación en el río Dee. Puede verse un registro de datos típico de 24 horas en la gráfica de la derecha.

La nueva técnica, basada en la medición de cloraminas mediante sensores electroquímicos, emplea un método totalmente único. Con esta técnica, las mediciones tanto de amoníaco total como de monocloraminas pueden llevarse acabo simultáneamente en un solo equipo, que es a la vez fácil de manejar y económico de adquirir.

El amoníaco se convierte en un compuesto de monocloramina estable, equivalente en concentración a los niveles de amoníaco originales. A continuación se mide la concentración de cloraminas con un sensor amperométrico único que responde linealmente, al tiempo que elimina la interferencia del exceso de cloro libre en solución mediante la adición de peróxido de hidrógeno. Gracias a la reacción química, que proporciona una elevación de la sensibilidad de "5 veces" respecto al método convencional, el equipo es capaz incluso de detectar muy bajos niveles de amoníaco, midiendo fácilmente valores tan bajos como 0,05 ppm. Esto implica una clara mejora en la medida respecto de los monitores tradicionales que sólo pueden alcanzar niveles en torno a 1,0 ppm.

 

80% más barato y 20 veces más eficiente

Tras la instalación de los nuevos monitores de amoníaco disuelto, las compañías de agua líderes en el Reino Unido y laboratorios de la Agencia Medioambiental en Inglaterra y Gales están experimentando reducciones de los gastos operativos de hasta 2.600 € al año y ahorros a lo largo de la vida operativa de hasta 30.000 €, basándose en la típica vida útil de 10 años por unidad. 

Mucho más económicos que los monitores convencionales, la nueva tecnología tiene la ventaja añadida que permite verter de forma directa el agua empleada en la medición, en un desagüe o directamente al río, eliminando la necesidad de llevar a cabo una recogida y tratamiento posterior de la misma.

El mantenimiento de los nuevos sistemas es sencillo y puede ser llevado a cabo fácilmente por los operarios locales. Aunque la principal aplicación del Q46N es la monitorización de amoníaco total en captaciones, en ríos y vertidos de aguas residuales, el monitor puede también utilizarse para proporcionar una medida del cloro libre, cloraminas, amoníaco libre y amoníaco total para el control de procesos de cloraminación del agua potable.

Comparado con la mayor parte de monitores convencionales, los monitores de amoníaco disuelto Q46N ofrecen a los clientes un ahorro durante su vida útil de más del 75 %, ahorro en la compra de hasta 6.000 €, reducción de los gastos operativos del 80 %, y un aumento de 20 veces en la sensibilidad de las medidas de amoníaco. Para compañías como United Utilities que remplazaron en torno a 10 de sus viejas unidades, supondrá un ahorro a lo largo de la vida útil de 300.000 € y una reducción de los gastos operativos de 26.000 €.

 

Más información sobre el equipo en la web de http://www.mejoras-energeticas.com

 

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.


Publicidad

AGUASRESIDUALES.INFO te recomienda...

Política de cookies