La REUTILIZACIÓN potable directa, cada día más cerca - Pablo Ruiz Molina

La REUTILIZACIÓN potable directa, cada día más cerca

26/08/2018

La REUTILIZACIÓN potable directa, cada día más cerca


Pablo Ruiz Molina

Pablo Ruiz Molina

  • Apasionado de las tecnologías del agua
  • Responsable Adjunto de plantas de tratamiento de agua en Cosentino, S.A.
  • Miembro de YWP (Young Water Professionals)
  • Ingeniero Industrial, por la Universidad Politécnica de Cartagena (2013)
  • Postgrado ``Plantas de tratamiento de agua´´, por la Escuela del Agua y Suez Environnement (2016)
  • Postgrado ``Experto en desalación y reutilización de aguas´´, por la Universidad de Alicante (2017)


 
¿Cómo se van a beber en California o en Namibia el agua de los inodoros? Esa fue mi primera reacción cuando descubrí que algunos países cuentan con lo que se llama "Reutilización potable directa"
 
Dentro de los usos del agua reutilizada, la reutilización potable directa, que por ejemplo, en España ni siquiera se contempla, consiste en realizar un tratamiento terciario al agua depurada, dotándola de una calidad apta para el consumo humano.
 
Realmente, la idea dejó de parecerme descabellada en cuanto empecé a pensar un poco. Si tras un tratamiento terciario, conseguimos que los parámetros de control se encuentren dentro del rango considerado como agua potable, ¿qué problema habría en consumirla? Con toda seguridad, ninguno.
 
Así fue como comenzó mi andadura en la investigación de este tema. 
 
Resulta que Namibia, un país africano que apenas soy capaz de situar en el mapa, ¡lleva bebiendo agua reutilizada potable más de 50 años!
 
Pongámonos en situación; Namibia, década de los 60. Comienza una época de horrible sequía en la que no llueve, y, la poca agua disponible prácticamente se evapora. Particularmente, su capital Windhoek, se ve terriblemente afectada y se les ocurre la idea de reutilizar el agua de la depuradora e inyectarla en los depósitos de agua tratada de la ciudad. Gracias a este hecho, consiguen sobreponerse a una de las épocas más duras en cuanto a bajas precipitaciones que se recuerdan en el país.
 
Desde entonces, no han dejado de reutilizar agua. Llevan trabajando en la reutilización desde 1968, y siempre de manera segura. Sin duda, es uno de los países pioneros en este tema, donde lo realmente impactante no es solo el hecho de reutilizar el agua, sino la reutilización de agua potable de forma directa desde ese mismo año.
 
Se han realizado numerosas analíticas, que hasta el día de hoy, corroboran que la calidad del agua regenerada es igual e incluso superior a la del agua potable obtenida de fuentes superficiales. El agua regenerada está considerada como la fuente de agua de mayor fiabilidad en la zona, y la gran ventaja que presenta, es la independencia respecto al agua superficial. Ante un período de altas temperaturas y sin precipitaciones, el volumen de agua reutilizada, será prácticamente constante. 
 
El agua regenerada y el agua potabilizada se mezclan, en proporción de 1:3 respectivamente, y es enviada a los puntos de distribución de la ciudad, de modo que todos los consumidores reciben una mezcla de aguas prácticamente similar.
 
Asimismo, al otro lado del mundo, en California, encontramos un caso similar. Aunque todavía no reutiliza como agua potable, está sentando las bases para que en 2023 sea una realidad.
 
La historia comienza de manera casi gemela a la de Namibia. Entramos en el siglo XXI, que además de ser el siglo de las tecnologías, en California es recordado por la tremenda escasez de agua que afectó y sigue afectando a prácticamente todo el estado. Los americanos, que siempre han tenido las ideas muy claras, desarrollan el siguiente plan de acción contra la escasez:
 
  • 2013. Comienza la redacción de un plan de directrices para la reutilización potable directa.
  • 2015. Se finaliza el plan y comienza la redacción de ley.
  • 2018. Impulso de la nueva ley AB 574, que básicamente busca alentar al consejo Estatal de Control de los Recursos Hídricos para que finalice las reglamentaciones necesarias antes del 31 de diciembre de 2023. La ley permite además, que los servicios públicos de California desarrollen proyectos de reutilización potable directa para el 2023.

La futura ley es apoyada por unanimidad. La ley debe dejar los siguientes aspectos completamente definidos:
 
  • Línea de tratamiento del agua reutilizada directa a potable. Una línea que no pueda poner en peligro la salud pública bajo ningún concepto. Un comité de expertos decidirá que tratamientos son válidos y cuáles no.
  • Remarcar el uso de agua reutilizada como una necesidad, debido a la escasez de precipitaciones, cambio climático, etc.
  • Aumentar la reserva de embalses de los grandes depósitos de agua potable de la ciudad.
  • Sólo con la reutilización de agua de las depuradoras, se podrá dotar de agua potable hasta a un 30% de la población del estado de California.
 
California ha invertido un capital enorme en este proyecto. Sin embargo, queda lejos su preocupación, porque el retorno de la inversión está asegurado, pues la realidad es que: "no hay agua más cara que la que no se tiene".
 
En España tenemos ciudades punteras que cuentan con un desarrollo y un "know-how" tremendo en el tema de tratamientos terciaros. Sin ir más lejos, Alicante tiene varios reconocimientos nacionales e internacionales por la red de agua reutilizada que lleva años instalando y ampliando. Esta red, que discurre paralela a la red actual de agua potable, y cuenta con una longitud de 80 km, se ha planificado de una forma muy elaborada para ser distinguida de la potable. Por ejemplo, las tuberías de agua reutilizada cuentan con un código de colores totalmente distinto al de agua potable, además de una señalización clara. Esta agua, que tiene un uso de riego, baldeo y ornamental, ha conseguido reducir enormemente el consumo de agua potable, lo que se traduce además en una gestión sostenible de los recursos hídricos existentes y en un ahorro en coste €/m3 del agua.
 
Muy cerca de Alicante, en Murcia, se reutiliza actualmente en torno a un 90% de toda el agua depurada, y ya no se concibe la idea de instalar depuradoras sin tratamiento terciario.
 
Con todo esto, ahora que en España el agua regenerada es cada vez más común, es sin duda el momento de sentar las bases para desarrollar un Real Decreto que permita en un futuro promover las infraestructuras de reutilización directa en agua potable. Aunque teniendo en cuenta que el Real Decreto de reutilización de aguas (RD 1620/2007) deja muchos aspectos al libre albedrío, debemos trabajar simultáneamente en una ley que complete los huecos de la reutilización actual, e incluya la reutilización potable directa como un apartado más.
 
Está claro que el camino será tedioso, y nos encontraremos con un gran escepticismo por parte de la población, del tipo: "el agua viene del inodoro", "No se puede conseguir un buen sabor ni una buena calidad partiendo de un agua residual", etc. Sin embargo, la única forma de anticiparse a esas trabas, es conseguir la aceptación pública a través de campañas de información.
 
Si la aceptación pública se hace latente, las aguas residuales podrían convertirse en una defensa importante en contra de la escasez que se pronostica para este siglo. 
 
Estoy seguro de que las aguas residuales serán una fuente normalizada de agua potable en las ciudades en pocos años, puesto que las sequías son cada vez más frecuentes. Existen numerosos terciarios con una gran robustez y con tecnologías punteras, que sólo necesitarían adecuarse a los requerimientos de los futuros planes y reglamentaciones.
 
Ahora, está en los profesionales del sector, que hagamos entender a los usuarios finales, que el agua regenerada es un instrumento necesario en el corto-medio plazo y que, por supuesto, podrá beberse sin problema.
 
Esta reutilización potable directa requiere afrontar diversos retos técnicos y burocráticos que aseguren una protección fiable de la salud pública en todo momento y la conformidad de todos los actores del juego.
 
Estamos ante el curioso caso del oro azul. El agua empieza a escasear en numerosas zonas y sin una gestión hídrica eficiente en las próximas décadas, podría convertirse en un factor limitante para la sociedad del bienestar. Al fin y al cabo el agua es la principal fuente de vida en nuestro planeta y obviar este hecho podría ser nuestro mayor error como especie…
 
 
 
 
Pablo Ruiz Molina
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.