Los peligros de SUBCONTRATAR en el ciclo del agua - Luis Martín Martínez

Los peligros de SUBCONTRATAR en el ciclo del agua

08/02/2017

Los peligros de SUBCONTRATAR en el ciclo del agua


Luis Martín Martínez

Luis Martín Martínez

  • Hidrólogo Máster en Hidráulica Ambiental
  • Director y fundador de Hidrología Sostenible
  • Blogger y comunicador especializado en el sector del agua



La subcontratación es una práctica habitual en cualquier sector y el del agua no tendría por qué ser una excepción. Si bien en otros sectores lo importante es si esta práctica es económicamente rentable o técnicamente más eficiente, cuando hablamos de agua hay que añadir que debe asegurarse la calidad y la seguridad del agua (y las infraestructuras) que utilizamos para regar o para beber.
 


¿Es mala la subcontratación?

 
En absoluto, la subcontratación permite atender a picos de demanda de trabajo o a trabajos puntuales especializados que serían inviables o muy poco eficientes si los realizara la propia empresa. Por lo que bien usada, la subcontratación es una herramienta ideal.
 
¿Cuál es el problema entonces? que esta sea la herramienta principal, que casi todo se subcontrate y que entren en juego empresas poco capacitadas técnica y organizativamente. Esto pone en peligro no solo el buen desempeño de la actividad, sino también va en contra de la seguridad y salud de los trabajadores.
 
Las cadenas de subcontratación, en la que una empresa subcontratada a su vez subcontrata a otra, es el paradigma de la mala utilización de esta herramienta. La empresa intermediaria recibe entonces un beneficio sin aportar valor alguno al producto o servicio, algo que si bien es reprochable, en relación a un bien público de primera necesidad como el agua, sería absolutamente intolerable.
 
Otro asunto diferente sería una mala utilización, subcontratar más de lo debido por ley o incluso por actividades que no se realizan o no están justificadas. Estos son los ingredientes de un polémico caso que afecta a Emmasa, la empresa mixta de aguas de Santa Cruz de Tenerife, y que se remonta al año 2006. Multada con 450.000€ por el ayuntamiento por subcontratar más del 50% del valor de la concesión de 61 millones de euros, se ha planteado hasta la rescisión de la misma, y en 2014 llevó al ayuntamiento a intervenir la empresa mixta durante 2 años.
 


El ciclo del agua

 
Las empresas del ciclo del agua, y sobre todo las españolas, son un referente mundial en cuanto a tecnificación y eficiencia. El ciclo integral del agua, especialmente el urbano, requieres mucha organización y control para que todos los eslabones de la cadena funcionen correctamente.
 
 
 
Fortaleza del ciclo del agua. Fuente: Locken
 
No tendría sentido que una empresa de este tipo pretendiera abarcar todas las actividades que hacen falta para dar un servicio, y más si los estándares de calidad son tan altos como en este sector. La cantidad de servicios distintos que hacen falta son grandísimos; administración, ingeniería, informática, publicidad y comunicación, atención al cliente, construcción, reparaciones, gestión, análisis, transporte, seguridad y un largo etcétera.
 
 
“Un servicio de aguas no puede ser excelente si todas y cada una de las empresas involucradas no son excelentes”
 
 
La empresa encargada de la gestión del agua se enfrenta ante un reto a la hora de subcontratar, asegurarse de que las empresas subcontratadas estén a la altura técnica y organizativamente.
 
Cuando se subcontrata un servicio, se puede correr el riesgo de perder el control diario y la supervisión de esas actividades. No es suficiente con especificar las condiciones del servicio al principio, y esperar a detectar posibles negligencias o irregularidades cuando afectan a la calidad o seguridad del agua.
 
Y más si estas subcontratas tienen que tener acceso a las infraestructuras del ciclo integral, que no olvidemos, se consideran como infraestructuras críticas, como bien señalaba Carlos Fernández en esta otra tribuna sobre “La seguridad de las infraestructuras críticas en el sector del agua”.
 
Tener un registro de quién entra, cuando entra y las condiciones en las que entra alguien en las instalaciones es esencial para asegurarse de que la empresa subcontratada cumple con sus obligaciones tanto de servicio, como cumpliendo las normas de salud e higiene en el trabajo. Y si no las cumple, denegarle el acceso.
 
Para esto existen tecnologías que facilitan el control de la actividad  y optimizan las relaciones con las subcontratas, como los sistemas SAP y los sistemas de control de accesos electrónicos a las instalaciones.
 
 
 
 
Subcontratar un servicio no te exime de la responsabilidad, por lo que es esencial establecer mecanismos de control eficientes para que esa empresa lo haga al menos igual de bien que tu empresa lo haría, que en lo referente al agua no debe ser menos que excelente.
 
 
Luis Martín Martínez
 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario
20/02/2017
Pablo Marjalizo Cerrato escribió:
Buen artículo Luis, estoy de acuerdo contigo Carlos en la falta de control a las empresas concesionarias de los servicios públicos de agua, alcantarillado o depuración. Las administraciones licitan estos servicios sin tener reuniones periódicas o crear un órgano especifico de control. Y, por lo general, las empresas concesionarias se convierten y comportan como cajas de ahorros con la administración, dejando a un lado el objeto del contrato.
12/02/2017 Hola, Luis. Una reflexión necesaria. Me ha parecido muy sensata. No obstante, echo de menos algo que considero también en la raíz de la subcontratación y no es solo el hecho de llegar o no llegar a prestar el servicio. Hablo del precio. Echo de menos en tu escrito que no hayas hecho alusión al precio.

Este país se ha posicionado en el precio. El precio como primer factor decisivo, de manera general. No solo hablo a nivel de usuario final (gasolineras de bajo coste -anglicismo odioso ese del low cost-, ropa, alimentación, mercados chinos, etc.); también en la empresa privada (pero menos), semipública y pública.

Parece complicado hacer entender a la administración pública que, a veces, (muchas), es más barato pagar más por algo mejor. Una obviedad, sí, pero nadie le pone el cascabel al gato.

Y la subcontratación permite reducir precio en muchos casos. Es un hecho. Y acaba costándonos dinero, claro.

Un saludo.
10/02/2017
Manuel escribió:
Totalmente de acuerdo Luis con tu post. Saludos
10/02/2017
Luis escribió:
Gracias Carlos por tu comentario.
Hay veces que cuando hay sospechas de una mala gestión, aunque al final no sean fundadas, se tiene que montar una inspección y una parafernalia que sale reflejada en los medios y una simple operación de control se convierte casi en una acusación de mala praxis. El control de las subcontratas y la transparencia es buena para todas las partes, y lo más importante, para el usuario.
10/02/2017
Carlos escribió:
Estas son las consecuencias de la falta de control en las privatizaciones de los servicios de agua, los ayuntamientos se han lanzado a la gestion privada de estos servicios, sin tener comisiones de seguimiento u organo especifico de control, especialmente cuando son contratos a muy muy largo plazo otra cuestión a revisar.

Política de cookies