Ríos hormonados, amplia presencia de plaguicidas y disruptores endocrinos en los ríos españoles

Ríos hormonados, amplia presencia de plaguicidas y disruptores endocrinos en los ríos españoles

06/03/2018

Ríos hormonados, amplia presencia de plaguicidas y disruptores endocrinos en los ríos españoles


Autor: Ecologistas en acción

Categoría: EMERGENTES

Libre descarga

RESUMEN
 
Los plaguicidas están diseñados para actuar como tóxicos contra los organismos a los que pretenden combatir, pero también pueden dañar a otros seres vivos.
 
Muchos plaguicidas han sido prohibidos por causar cáncer, provocar malformaciones o por afectar a la reproducción de animales silvestres y seres humanos.
 
Además, muchos se deberían prohibir por causar malformaciones, enfermedades del sistema inmune, neurológico y del sistema hormonal. Además, la elevada estabilidad de algunos plaguicidas les permite persistir en el medio ambiente y los tejidos vivos, acumulándose a lo largo de la cadena trófica.
 
Son precisamente estas propiedades de toxicidad y estabilidad, las que los convierten en agentes contaminantes nocivos, con elevados costes para la salud y el medio ambiente.
 
España, con un consumo de 78.818 toneladas en 2014, es el país europeo que más plaguicidas utiliza. Este uso masivo resulta en la creciente presencia de residuos de plaguicidas en los alimentos y en el medio ambiente.
 
En este informe Ecologistas en Acción ha analizado los datos oficiales de los Programas de Vigilancia de la Calidad de las Aguas llevados a cabo por las 10 Confederaciones Hidrográficas que han respondido a nuestra petición de información sobre la presencia de plaguicidas en las aguas superficiales.
 
Muestra una imagen incompleta (debido a la limitación de los datos) de la presencia de plaguicidas tóxicos en las aguas de los ríos españoles, haciendo hincapié en los plaguicidas capaces de afectar al sistema hormonal de animales y seres humanos, los llamados disruptores endocrinos, que convierten a los ríos españoles en auténticos ríos hormonados.
 
Los datos recopilados por los programas de vigilancia muestran:
 
• La presencia de plaguicidas tóxicos en todas las cuencas analizadas. En conjunto, en 2012 se detectaron 46 de los 95 plaguicidas analizados y en 2016, 47 de las 104 sustancias analizadas.
• La mayoría de las sustancias detectadas son insecticidas (21) y herbicidas (19). En menor medida se detectan fungicidas (5).
• El uso de la amplia mayoría de los plaguicidas detectados (el 70 %) no está autorizado en la UE ni en España. Aún siguen presentes en el medio acuático plaguicidas prohibidos hace muchos años por su elevada toxicidad, como el DDT, el lindano, la atrazina o el endosulfán, entre otros.
• 26 de los 47 plaguicidas detectados en 2016 han sido identificados como disruptores endocrinos o se sospecha que lo son.
• Las cuencas hidrográficas más contaminadas son aquellas con una agricultura más intensiva:
 
 
Júcar: es con diferencia la cuenca más contaminada. En 2016 se detectaron 34 de los 57 plaguicidas analizados, 22 de ellos prohibidos y 21 posibles disruptores endocrinos. Varias sustancias se detectan muy frecuentemente (DDT, HCH, clorpirifós, imazalil, tiabendazol y endosulfan en más de 100 muestras) y varias en elevadas concentraciones, muy por encima del límite permitido.
 
Ebro: en 2016 se detectaron 21 de las 37 sustancias analizadas, 16 de ellas son o se sospecha que son disruptores endocrinos. No está autorizado el uso de 18 de plaguicidas detectados.
 
País Vasco: se detectaron 17 de las 55 sustancias analizadas en 2016, 14 pueden ser disruptores endocrinos y 15 no están autorizados, como el lindano y sus isómeros, las sustancias detectadas con mayor frecuencia.
 
Tajo: se detectaron 15 de las 17 sustancias analizadas. No está autorizado el uso de 12 y 13 plaguicidas son posibles disruptores endocrinos .
 
Miño Sil: se detectaron 13 de las 58 sustancias analizadas, estando prohibido el uso de 5 de ellas. 11 pueden ser disruptores endocrinos.
 
Duero: Se detectaron 12 de los 34 plaguicidas analizados en 2016, 10 son o se sospecha que son disruptores endocrinos y no está autorizado el uso de 8 sustancias detectadas. El herbicida prohibido isoproturón es la sustancia detectada en mayor frecuencia y concentración.
 
Segura: se detectaron 9 de las 57 sustancias analizadas en 2016, 6 pueden ser disruptores endocrinos y 6 no están autorizados.
 
Guadiana: se detectaron 7 de las 27 sustancias analizadas, se sabe os sospecha que 6 son disruptores endocrinos. No está autorizado el uso de 6 de las 7 sustancias detectadas. El herbicida disruptor endocrino terbutilazina se detecta muy frecuentemente y en concentraciones muy elevadas.
 
Galicia Costa: solo se han detectado 3 de las 55 sustancias analizadas, entre ellas insecticida clorpirifos que es disruptor endocrino y dos herbicidas prohibidos.
 
Cantábrico: en 2015 solo se detectaron 2 de las 21 sustancias analizadas y en una única muestra en ambos casos. Las dos sustancias están prohibidas y una de ellas, lindano, es un disruptor endocrino.
 

El clorpirifós, insecticida neurotóxico, se ha detectado en 8 de las 10 cuencas analizadas en 2016, lo que revela un uso extenso y prolongado. También es el plaguicida detectado en mayor número de alimentos en España.
 
El lindano o sus isómeros se detectan en 7 de las 10 cuencas analizadas en 2016, debido a la mala gestión de los residuos generados durante de su fabricación hasta principios de los años 90.
 
El glifosato se ha detectado en 3 de las 5 cuencas en las que se analizó en 2016. En el Júcar se detectó en todas las muestras en las que se analizó (48). En el Tajo es la sustancia detectada con mayor frecuencia (en 263 de las 421 muestras analizadas) y en el País Vasco es el plaguicida en uso detectado en mayor frecuencia tras el clorpirifós, lo que muestra un uso extenso de este herbicida tóxico.
 
Preocupa la presencia de mezclas de múltiples plaguicidas en una misma cuenca: se detectaron 34 plaguicidas en el río Júcar y 21 en el río Ebro. Diversos estudios han mostrado como la exposición a mezclas de plaguicidas disruptores endocrinos puede multiplicar la toxicidad.
 
Estos resultados urgen a reducir el uso de plaguicidas. Para ello Ecologistas en Acción propone:
 
• Prohibir el uso de plaguicidas propiedades disruptoras endocrinas;
• reducir el uso de plaguicidas en España al menos un 50 % en 10 años, siguiendo el ejemplo de Francia o Dinamarca;
• transformar el insostenible sistema agrario industrializado a un sistema agroecológico respetuoso con la vida;
• actualizar la normativa ambiental al conocimiento científico;
• actualizar, ampliar y unificar los programas de vigilancia de plaguicidas en aguas;
• hacer cumplir la ley.
 
 
INDICE
 
1. Introducción
2. Metodología. Qué hemos hecho
3. Resultados. Plaguicidas en los ríos españoles
4. Discusión de los resultados. Ríos hormonados
5. Propuestas para reducir la contaminación por plaguicidas de los ríos españoles
Anexo I y II
 
 
NOTA: La descarga se realiza directamente de la página web de la Asociación de Ecologistas en Acción, AGUASRESIDUALES.INFO solo facilita el acceso al documento, no aloja el mismo en sus servidores.
 
¡Antes de descargar el libro, debe tener en cuenta con los derechos de propiedad intelectual que cuenta!
 
 
DERECHOS
 
Todos los derechos están reservados. Se autoriza la reproducción total o parcial de este infome con fines educacionales, divulgativos y no comerciales citando la fuente. La reproducción para otros fines está expresamente prohibida sin el permiso de los propietarios del copyright.
 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.


AGUASRESIDUALES.INFO te recomienda...