China inaugurará la primera planta para el tratamiento de aguas residuales industriales con haces de electrones

China inaugurará la primera planta para el tratamiento de aguas residuales industriales con haces de electrones


18/04/2017

Internacional
China inaugurará la primera planta para el tratamiento de aguas residuales industriales con haces de electrones

 

  • China inaugurará en breve la primera planta para el tratamiento de aguas residuales industriales que funciona con haces de electrones, una tecnología útil en un país que es el primer productor textil del mundo
 
La tintura textil genera una quinta parte de toda la polución industrial mundial. Algunos países industrializados han utilizado ya la radiación para tratar algunos de los residuos de sus plantas de tintura. El traslado de esa actividad industrial a países emergentes en los últimos decenios, sin embargo, no ha supuesto el traslado de esa tecnología a esos países productores. La mayor parte de sus aguas residuales textiles no reciben ningún tipo de tratamiento.
 
Sunil Sabharwal, especialista en esta tecnología en la IAEA (International Atomic Energy Agency), explica que pese a los avances en la tecnología convencional del tratamiento de las aguas residuales, la radiación sigue siendo la única tecnología capaz de eliminar los colorantes más fuertes. El problema es que esta tecnología existe en los países desarrollados, pero donde hace más falta es en los países emergentes.
 
Para solucionar este problema, explica Jianlong Wang, subdirector del Instituto de Tecdnología Nuclear y Energética de la Universidad Tsinghua, de Beijing, la IAEA llevó a cabo un programa de investigación sobre esta tecnología, que incluyó su transferencia a algunos países emergentes, especialmente en Asia. Los investigadores chinos, por ejemplo, se han beneficiado de los conocimientos de expertos de Hungría, Corea y Polonia para adoptar esta tecnología y para levantar la planta que ahora se ha inaugurado.
 


Detalles de la planta

 
La nueva planta se encuentra en una fábrica textil de la ciudad de Jinhua, 300 kilómetros al sur de Shanghai. Tratará 1.400 metros cúbicos de agua al día, que es la sexta parte de los residuos de la fábrica. Si todo va bien, más adelante utilizará la misma tecnología para tratar todos los residuos de la planta. Más adelante, se exportará a otras empresas textiles chinas.
 
Antes de adoptar esta solución, los expertos habían estudiado otras posibilidades, con los residuos líquidos de la misma fábrica. La tecnología de haces de electrones fue la que obtuvo mejores resultados, tanto en términos de eficiencia como de respeto al medio ambiente.
 
Otros países con una producción textil relevante, como India, Bangladesh y Sri Lanka, están considerando también la adopción de esta tecnología con la ayuda de la IAEA. India, por ejemplo, está usando ya la radiación gamma para tratar residuos líquidos urbanos.
 


Bacterias vs Electrones

 
Las bacterias constituyen la clave del tratamiento de los residuos líquidos porque digieren y rompen la cadena química de los elementos polucionantes.
 
Los residuos de las plantas de tintado textil, sin embargo, contienen moléculas que no pueden ser tratadas con bacterias, porque los productos usados para tintar tienen cadenas químicas muy largas y complejas. De hecho, estos residuos líquidos pueden contener más de 70 productos químicos complejos, que son difíciles de degradar. Solo radiándolos con haces de electrones, los científicos pueden romper estos productos en moléculas más pequeñas que entonces pueden ser ya tratadas y eliminadas con los procesos biológicos normales. Para la radiación se usan radicales reactivos de vida corta que pueden interactuar con y romper una gama muy amplia de elementos polucionantes.
 
Los investigadores chinos también están pensando utilizar los haces de electrones para tratar los residuos de plantas farmacéuticas que producen antibióticos. Esos residuos se consideran peligrosos porque contiene antibióticos y los genes con resistencia antibiótica no pueden ser destruidos con las tecnologías convencionales. Los estudios realizados demuestran que los rayos de electrones, en cambio, pueden descomponer los residuos de antibióticos y los genes con resistencia antibiótica. 
 
Probablemente a fines de este año se habrá construido ya una primera planta de ensayo a nivel industrial.
 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Fuente www.pinkermoda.com


Política de cookies