Un nuevo proyecto busca utilizar la almeja asiática para medir la contaminación de las aguas mineras


12/05/2019

I+D+i
Un nuevo proyecto busca utilizar la almeja asiática para medir la contaminación de las aguas mineras

 

  • La almeja asiática vigilará la calidad del agua
 
 
En el año 2016, se produjo la mayor destrucción de coral en la Gran Barrera de Arrecifes de Australia desde que se tienen registros. Los esqueletos blanqueados de los arrecifes de coral, la población más importante de esta especie en el mundo, mostraron de manera muy visible las consecuencias de la subida en la temperatura del agua.
 
Fueron, por así decirlo, un termómetro ecológico de los estragos del calentamiento global gracias a su elevada sensibilidad a los cambios en la temperatura del agua. Este es un ejemplo más de la medición de la salud de un ecosistema gracias al comportamiento de uno de sus integrantes. Técnicamente, se les denomina especies biondicadoras
 
La última en sumarse al club ha sido la almeja asiática (Corbicula fluminea), utilizada en un experimento tecnológico reciente para determinar la calidad de las aguas afectadas por procesos de minería.
 

Detalles del estudio

 
El estudio, en el que han colaborado centros de investigación de la Universidad de Huelva y la Universidad de Atacama en Chile, se ha publicado en la revista científica Chemosphere.
 
El trabajo de investigación comprende dos áreas. Por un lado, el desarrollo de una nueva técnica de depuración de bajo coste y nulo consumo energético. Bajo el nombre de Sustrato Alcalino Disperso (DAS, por sus siglas en inglés), este filtro pasivo utiliza una mezcla de trozos de madera y arena caliza. Esta arena se disuelve en contacto con el agua ácida, lo que aumenta el pH y, a su vez, estimula la precipitación de los metales, que quedan atrapados en la madera. Estos metales son recuperables y reutilizables, lo cual permitiría desarrollar iniciativas de economía circular en zonas mineras.
 
En el segundo tramo del proyecto tecnológico es donde la almeja asiática cobra su protagonismo. Los investigadores han colocado ejemplares de esta especie en cada una de las fases de depuración del agua para comprobar las tasas de supervivencia.
 
Las aguas ácidas del entorno de la mina causaron la muerte de todos los bivalvos, mientras que en el momento de la depuración sobrevivió un 95% de los ejemplares y, para cuando las aguas llegaron al río, este porcentaje se elevó más aún.
 
Además, al tratarse de organismos filtradores, es posible estudiar la cantidad de metales pesados que acumulan. La almeja asiática solo es un punto de partida, dado que el equipo de investigadores ya está estudiando la posibilidad de analizar la calidad del agua a través de otras especies bioindicadoras como peces, plantas acuáticas y algas.
 

Los microbios también tienen algo que decir

 
Los humedales salinos en zonas áridas y semiáridas son otra área de interés ecológico que se ha convertido en el objeto de investigación del proyecto europeo AQUASALT.
 
Un grupo de científicos de España, Marruecos, Argelia, Túnez, Francia y Estados Unidos está analizando la fauna microbiana de esos entornos como un bioindicador de su salud ecológicaLos microbios representan un papel fundamental en la descomposición de la materia orgánica y la eliminación de pesticidas. 
 
Este tipo de humedales suelen estar en zonas bajas por lo que son receptores netos de las aguas procedentes de cultivos agrícolas, tanto de regadío como de secano. Al contener fertilizantes, herbicidas y pesticidas, estas aguas corren el riesgo de alterar el equilibrio ecológico y afectar la salinidad de los humedales y los microorganismos que habitan en ellos, por lo que estas poblaciones son un termómetro de la salud del ecosistema.
 
Este proyecto tecnológico buscará establecer tanto el estado de conservación de los humedales como su evolución en el tiempo y las repercusiones de los cambios en los sistemas de cultivo.
 

Fuente www.imnovation-hub.com


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.